Qué es EngalanArte

EngalanArte pretende acercarte al mundo creativo de la joyería en plata, piedras semipreciosas y cristal.

HISTORIA DE LA PLATERÍA PERUANA

La plata peruana ha tenido, desde siempre, una gran importancia a través de la historia. Las investigaciones y estudios sobre el uso de los metales diversos, usados por los antiguos peruanos, demuestran su importante rol en el mundo prehispánico, pues representaban el rango jerárquico, político y religioso de los Señores de esa época, además de tener todo un significado místico-religioso y simbólico, durante sus ceremonias.

Es difícil determinar cuándo se inició el uso de los metales, pues pasaron muchos siglos desde que los antiguos peruanos los laminaron, martillaron, fundieron por acción del calor y realizaron aleaciones, técnicas en las que fueron magníficos.

Durante el virreinato, la platería alcanzó una complejidad significativa, diversa y contradictoria, pero siempre presente en la vida diaria, solemne y religiosa. Hasta las familias más humildes tenían vasijas sencillas, pero de plata.

El precioso metal era visto como un don místico, ofrecido a España como premio por la expansión misionera de la palabra de Dios en el nuevo mundo. También significó ingentes riquezas para América y para España, y cooperó en la transformación de la economía europea del Renacimiento.

Durante el siglo XX creció –como ocurre en la actualidad– la platería artesanal, con técnicas usadas y heredadas de la colonia. Asimismo, se desarrolló la platería industrial en fábricas con maquinaria moderna, también comenzó a destacar la platería diseñada por artistas con formación académica, a partir del año 1919, cuando se fundó la Escuela Nacional de Bellas Artes del Perú, lográndose piezas escultóricas de gran valor artístico.

En 1995 se crea el Patronato Plata del Perú, con el deseo de colaborar en la difusión de la platería peruana, tanto en la industria propiamente dicha, como también para darle a los escultores, orfebres y joyeros peruanos, la oportunidad de mostrar sus creaciones artísticas a través de concursos y exposiciones.

Aquí exponemos una pequeña representación de este arte milenario.

EL MUNDO DE LAS PIEDRAS Y CRISTALES

Las antiguas civilizaciones (egipcias, mayas, y atlantes -habitantes del mítico continente de la Atlántida-) utilizaron las piedras con fines mágicos, místicos y curativos.

Descubrir el mundo de las piedras es una experiencia fascinante. Formaron parte de la Tierra desde el comienzo de la evolución, incluso antes que los vegetales y animales.

Para algunas personas, la belleza de las piedras  se encuentra en su forma o su color pero, además de estos atributos, transmiten fuerza y energía. La Gemoterapia utiliza la energía que contienen las piedras, para activar la capacidad de autocuración que todos los seres humanos poseemos.

La Gemoterapia es un tratamiento muy antiguo que proviene de la India, y que consiste en la utilización de la energía almacenada en las piedras preciosas y semipreciosas.

Vamos a definir algunos conceptos:

Piedra:

La palabra piedra (del griego πέτρα, “piedra”) se usa en el lenguaje común y también en cantería, arquitectura e ingeniería, para hacer referencia a cualquier material de origen natural, caracterizado por una elevada consistencia.

Cristal:

Un cristal es un sólido que  las partículas de su interior presenta un orden periódico. Es mineral cristalizado.

Gemas o piedras preciosas:

Son los cristales que por su belleza se emplean en joyería.

Para que una piedra sea considerada una gema, debe ser transparente, dura, perfectamente límpida, de color vivo, ha de poseer brillo, dar juegos de luz. Ejemplo: diamantes, zafiros, topacios, rubíes, esmeraldas y amatistas.

Por lo tanto, una gema es, además, un cristal y una piedra, es decir que podemos llamarla de cualquiera de las tres formas.

La elección del cristal adecuado

La intuición es muy valiosa a la hora de elegir un cristal, ya que, nos guiará hacia la piedra que mejor sintonice con nosotros, o la que estamos necesitando en ese momento. Debemos observar los cristales, ver el que nos llama la atención y colocarlo en la mano izquierda (que es la mano que recibe), apreciar su color y prestar atención al estado de ánimo que la piedra nos produce. Esta primera impresión es muy importante.

Cada cristal es distinto a los demás, aunque pertenezca a un mismo tipo, pero siempre hay uno que sintoniza con nosotros. En cuanto al tamaño de la piedra, no importa si es grande o pequeño, ya que, las propiedades son las mismas.

Limpieza y Purificación

Lo primero que tenemos que hacer cuando adquirimos un cristal es limpiarlo. Aunque los cristales son mucho más estables que las personas, se cargan con las energías que reciben. La mayor parte de las veces, estas vibraciones son positivas, pero a veces, desconocemos su origen o su historia, en qué ambiente estuvo y qué tipo de vibraciones recibió, por eso conviene purificarlo, limpiándolo. El agua de lluvia resulta excelente y debe emplearse a temperatura natural.

El cristal requiere cuidados especiales, como por ejemplo, guardarlo envuelto en telas suaves de fibras exclusivamente naturales, dentro de una caja de madera, en canasta de mimbre o en bolsitas de seda.

Carga y cuidados de nuestros cristales y piedras

Para cargar-recargar los cuarzos y piedras, existen diferentes maneras, dependiendo de su composición.

Los cuarzos deben ser expuestos directamente a la luz del Sol con frecuencia. La amatista y el cuarzo rosa se pueden poner al Sol, pero poco tiempo, pues pierden su color. Las  turmalinas gustan de sitios oscuros y resguardados. Hay piedras de carácter lunar, que se verán beneficiadas si son expuestas a la luz de la Luna, en período creciente y en Luna llena, como ocurre con el cuarzo blanco, la selenita, la amatista, la esmeralda y la piedra de Luna.

Si una piedra o cristal se rompe o pierde totalmente su poder curativo, debido a un exceso de trabajo, no debe despreciarse jamás, podemos enterrarlo en nuestro jardín, o en nuestras macetas, no sólo ayudará a las plantas, sino que, con el tiempo, puede ir recuperando su fuerza. También podemos tirarlos al mar, sobre todo, donde haya acantilados. Se purificarán, se renovarán y el mar los pulirá. 

Si usamos las piedras para adornarnos, cada quince días se debe realizar el proceso de limpieza y purificación.

Las piedras pueden ayudarnos a equilibrar nuestras energías y a encontrar nuestro propio equilibrio, ya que, poseen una estructura molecular estable. Con ellas podemos realizar desde una limpieza ambiental, hasta una profunda meditación.

Piedras Semipreciosas y Chakras

Los chakras son ruedas de luz o puntos de energía que giran en frecuencias determinadas, vibran con diferentes colores y están relacionados con aspectos físicos, emocionales, mentales y espirituales. Estos centros de energía fueron descubiertos por los hindúes hace miles de años. La civilización occidental los conoce con el nombre de plexos.

Los Chakras son 7 centros de energía distribuidos a lo largo de la columna vertebral, que actúan como transmisores de energía, regulando su flujo a través del cuerpo. Cada chakra está relacionado con unas cualidades, órganos y aspectos concretos, por lo que su diámetro y luminosidad variará según el nivel de actividad y grado de conciencia en cada persona. La energía puede quedar bloqueada en uno o varios chakras cuando, de manera intuitiva y frecuentemente involuntaria, lo cerramos para decidir cómo debemos sentir, y asimilar lo que nos sucede en la vida, impidiendo  que la energía fluya a través del chakra con naturalidad, lo que puede terminar generando algún problema físico, psicológico o emocional. Podríamos decir que, los chakras forman un mapa de nuestro mundo interior, que representa la relación existente entre uno mismo y la forma en cómo experimentamos la vida.

Veamos las gemas que aportan equilibrio a los siete chakras principales son: 1. Chakra base o raíz, 2. Chakra sexual o sacro, 3. Chakra plexo solar, , 5. Chakra laríngeo, 6. Chakra del entrecejo, 7. Chakra de la coronilla.

1. Chakra básico o Muladhara:

GEMA: amatista, aguamarina, coral, diamante, ágata fuego, granate, jade, rubí,  jaspe rojo, hematites, turmalina negra, obsidiana, onix.

SIGNO: Capricornio

2. Chakra sacro o Svadhisthana:

GEMA: citrino, diamante, jade, ópalo, perla, cuarzo claro, turmalina verde, ágata cornalina, piedra de luna, citrina naranja, calcita naranja.

SIGNO: Cáncer y Escorpio.

3. Chakra del plexo solar o Manipura:

GEMA: aguamarina, cuarzo citrino, diamante, esmeralda, jade, perla, turquesa, ojo de tigre, aventurina amarilla, topacio amarillo, pirita, ámbar.

SIGNO: Aries y Leo

4. Chakra del corazón o Anahata:

GEMA: malaquita, rubí, turmalina verde, turmalina rosa, cuarzo rosa, aventurina verde o cuarzo verde (también venturina), kunzita, esmeralda, jade, ágata verde.

SIGNO: Libra y Tauro.

5. Chakra de la garganta o Vishudda:

GEMA:  aguamarina, citrino, lapislázuli, turquesa, amatista, crisocola.

SIGNO: Géminis y Virgo

6. Chakra del tercer ojo o Ajna:

GEMA: amatista, esmeralda, jade , ópalo rubí, zafiro, odalita, amatista, lapislázuli.

SIGNO: Sagitario y Piscis.

7. Chakra coronario superior o Sahasrara:

GEMA – amatista, diamante, malaquita, cuarzo claro, turmalina verde, cuarzo cristal, cuarzo transparente, calcita dorada, selenita.

SIGNO: Acuario.

Cada chakra tiene una función dual, excepto el primero y el séptimo. Los demás tienen una actividad mundana y otra espiritual.

Características de las piedras según sus colores

Las piedras ROJAS Y ANARANJADAS otorgan vitalidad y estímulo. Son vigorizantes físicos.

Las piedras AMARILLAS vivifican y aceleran la actividad mental. Son revitalizantes mentales.

Las PIEDRAS VERDES calman y apaciguan el sistema nervioso y complacen las emociones y los sentimientos. Son calmantes nerviosas.

Las PIEDRAS AZULES E ÍNDIGO inspiran y producen apertura espiritual. Son inspiradoras.

Las PIEDRAS VIOLETAS aceleran y subliman todos los procesos del cuerpo, el intelecto y el espíritu. Son sublimadoras generales.

Piedras rojas:

El rubí: proviene del corindón, es de color rojo intenso. Es el símbolo de la sangre, la circulación y la pasión. Se utiliza en casos de depresión o indiferencia. Esta piedra activa y vivifica el cuerpo entero, sus vibraciones estimulan, dan calor y regularizan la circulación de la sangre.

El coral: es un regalo que nos ofrece el mar. Para los tibetanos y los indios de América estaba entre las cinco piedras sagradas y simbolizaba la energía de la fuerza vital, protegiendo contra el mal de ojo. Pierde color si su propietario padece anemia. El coral rojo oscuro estimula la circulación sanguínea, se aconseja su uso para la carencia alimenticia, la depresión y la pereza.

El jaspe rojo: se presenta en la naturaleza en tonos de verde oscuro, azul grisáceo, amarillo y rojo. Es una piedra opaca en la que el poder de la luz aún no se ha manifestado. Su color sugiere vitalidad y fuerza física en el hombre. Se atenúa si la persona que lo lleva está triste o si tiene bajas las energías.

El jaspe sanguíneo u heliotropo: es una piedra verde oscuro irregularmente matizada con puntos rojos atribuidos a inclusiones de hierro. Se la llama la piedra de los mártires. En la Edad Media, estas inclusiones se consideraban gotas de la sangre de Cristo. Estas salpicaduras contienen una gran cantidad de hierro y es muy útil en caso de anemia. Al igual que la turmalina, el topacio y la cornalina, el jaspe transmite sus vibraciones directamente al cuerpo físico. Es una piedra muy estimulante.

Los hematites: su nombre proviene del griego “haimatites” que significa sangre. Sus colores oscilan entre el pardo rojizo el negro y el gris muy oscuro. Es una piedra muy energizante, eficaz en problemas de próstata. Atrae la buena suerte y la fortuna, es un buen amuleto contra accidentes, aleja las pesadillas y los terrores nocturnos. Ayuda en procesos judiciales. Oxigena la sangre y los pulmones, equilibra el cuerpo, mente y espíritu. Se utiliza también contra el mal de ojo.

Piedras anaranjadas:

La cornalina: Su color anaranjado simboliza el calor, la energía vivificante y positiva de la Tierra. Esta piedra tiene una excelente influencia en las personas inseguras, indecisas y los que no confían en sí mismos. El campo electromagnético de la cornalina protege al que lo lleva, nutre de energía y produce bienestar y fuerza interior.

Las cornalinas más bellas son extraordinariamente brillantes y transparentes, se las puede llevar como talismanes y nos ayudan a conectarnos con las fuerzas de la Tierra. Atrae la buena suerte y la alegría de vivir.

El ópalo de fuego: es anaranjado y dorado, su translucidez simboliza el fuego y la purificación del alma. Transmite vitalidad, energía, poder y resistencia. Debe mantenerse en agua para evitar su deshidratación, puede estropearse si se reseca. Calma la agresividad, la superstición. Se la ha declarado piedra de mal agüero, porque cambia de color cuando se presenta alguna situación negativa.

Piedras amarillas y doradas:

El ámbar: su nombre proviene del árabe “anbar” y significa electrón. Fue la primera manifestación de la energía conocida. Está compuesto por resinas fosilizadas hace 45 millones de años provenientes de materias orgánicas vegetales en las que a veces se incluyen insectos, hojas de pino, helechos y flores. Una de sus propiedades más llamativas es la de absorber el dolor. Limpia y purifica el organismo entero. Sus colores son amarillo miel, amarillento, marrón anaranjado y blanco amarillento. Se dice que quién lo lleva como amuleto, se mantiene siempre joven.

El citrino: es el cuarzo de color amarillo y simboliza la sabiduría y la paz, conductor del rayo amarillo de la sanación. Produce tranquilidad y paz interior, estimula la mente y agudiza la intuición. Es un cristal solar que se relaciona con el calor, la alegría y la felicidad. Es ideal para los órganos del aparato digestivo: estómago, hígado, vesícula biliar y colon.

El ojo de tigre: reúne el color de la Tierra con el del Sol. Sus colores son: pardo amarillo y marrón oscuro con estrías doradas. Esta piedra se asocia al Sol y protege a quién la lleva. Es el amuleto ideal para la buena suerte. Incrementa la autoestima y promueve la iluminación interna, es un gran equilibrador emocional. Se utiliza en todos los órganos del aparato digestivo.

El topacio imperial: Se clasifica de acuerdo a su color, al verdadero topacio se le llama Topacio Noble y su color oscila entre el amarillo claro y oscuro. Es la piedra de la franqueza y la verdad. Se utiliza en enfermedades hepáticas y del aparato digestivo en general.

Piedras verdes:

La malaquita: es un mineral de color verde malva con estrías. Es opaca. Es una piedra curativa por excelencia, es el símbolo de la creatividad y el cambio. Piedra sagrada en Egipto, lo llevaban las mujeres embarazadas para proteger su embarazo. Los curanderos las ponían sobre el cuerpo para equilibrar y armonizar. Es ideal para trabajar sobre las zonas doloridas, absorbe el dolor, limpiando la enfermedad. Hay que limpiarla bien después de usarla.

El jade: es la reina de todas las gemas, piedra de las emociones, atrae la suerte en los juegos de azar. En Oriente se venera considerándola un símbolo de paz. El jade no absorbe negatividad sino que emite una radiación positiva permanente. El Dragón de jade chino constituye un doble símbolo de protección y fuerza interior, suerte y larga vida.

La esmeralda: es la Diosa de las Piedras preciosas. Su nombre deriva del latín “smaragdus”. En la tradición mágica se le atribuyen poderes especiales. Su color varía del verde claro al verde oscuro pasando por el amarillento. Irradia fuerza desde su parte cristalina hasta su raíz. Ayuda en trastornos cardíacos y presión arterial. Neutraliza la negatividad y simboliza la abundancia. Devuelve la calma y la alegría de vivir. En Egipto y Oriente se decía que era eficaz en el tratamiento de las enfermedades oculares y contra el mal de ojo.

La amazonita: elimina los miedos, la ansiedad, el nerviosismo y el dolor de las articulaciones. Estimula el sistema inmunológico y equilibra el sistema nervioso. Sirve de amuleto en cualquier medio de transporte.

Turmalina verde o verdelita: posee un gran campo de protección y tiene propiedades clarividentes. Aplaca la ansiedad y fortalece el sistema nervioso. Tiene una variedad de matices, cada persona siente automáticamente atracción por el matiz que necesita. Actúa sobre enfermedades del corazón, asma y presión sanguínea.

La crisocola: es la hermana menor de la turquesa. Es el símbolo de la belleza, el amor y la armonía. Calma las emociones y otorga paz al corazón y al espíritu. Ayuda a combatir los miedos y las culpas. Es ideal para llevar como piedra personal colgada en gargantilla. Es muy buena para los estados febriles y para los desarreglos hormonales femeninos.

El peridoto: el resplandor del peridoto es vidrioso y aceitoso. Entre las civilizaciones antiguas, los atlantes, los egipcios, los aztecas, los incas y los toltecas, recurrían al peridoto para clamar, purificar y equilibrar el cuerpo físico. Tiene un poder de limpieza notable. El bazo es el órgano que más se beneficia de su energía curativa.

La dioptasa: posee las mismas vibraciones que la esmeralda. La fuerte irradiación verde de esta piedra nos evoca las riquezas de la Tierra. Se sabe poco de esta gema, sin embargo su bella luz verde, inspira.

El cuarzo verde o prasio o prasiolita (aventurina): es importante para todo tipo de curación ya que atrae hacia el ser humano la fuerza de la naturaleza. Disuelve bloqueos de tipo físico o espiritual. Combinado con el cuarzo rosa es ideal para apaciguar la mente y las emociones.

Piedras rosadas:

El cuarzo rosa: se le define como la piedra del amor, la paz, la armonía y el bienestar. Con el cuarzo rosa aprendemos a perdonar a los demás y a nosotros mismos. Nos llena de amor y compasión, nos ayuda a superar los miedos y los celos. Es muy recomendable llevarla como piedra personal durante un tiempo largo, es compatible con otras. Atrae el amor.

La turmalina rosa o rubelita: es insuperable por su belleza e impregna vibraciones positivas a quien la lleve. No absorbe energías negativas. Está cargada de energía solar. Es la piedra de las personas sensibles. Es la reina de las turmalinas. Sus matices son variados, yendo desde el rojo oscuro a los tonos violetas pasando por los rosas. Es un cristal de resultados rápidos, proporcionando impulso y alegría de vivir. Ayuda a eliminar fantasmas emocionales del pasado, nos hace vivir la vida con fuerza, sin barreras.

La rubelita nos enseña que debemos comenzar por amarnos primero a nosotros mismos antes de amar a los demás.

La rodocrosita: la rodocrosita es una notable emisora de energía. Adopta una variedad infinita de formas y colores. Va del cristal rojo claro al ópaco con motivos y rayas. La gama de rosas apacigua el corazón despertando el amor, la ternura y la compasión. Cuando se pule adquiere un color rosa dorado y se utiliza para aumentar la intuición y la creatividad. Es la piedra del amor universal.

Piedras azul celeste:

La turquesa: es el símbolo del azul del mar con el azul del cielo. Representa la unión de la experiencia con el entusiasmo. Es garantía de buena salud. Para los indios es una poderosa protección del alma y el cuerpo. Absorbe los pensamientos y sentimientos negativos que circulan en torno a la persona que la lleva. Es una Piedra Sagrada para muchas civilizaciones que la usaban como protección y para comunicarse con los espíritus. La turquesa es muy buena equilibradora de las emociones, nos ayuda a comunicarnos con todo lo que nos rodea. Su color se modifica si quien la lleva enferma. Su alto contenido en cobre le confiere grandes poderes curativos.

El aguamarina: bella piedra del océano, aunque terrena. Su nombre viene del latín y significa “agua de mar”. La identifican como la piedra de los marinos, siendo muy utilizada por ellos y por personas con miedo a los viajes. Equilibra los tres cuerpos. Fortalece la tiroides. Es ideal para combatir el stress y las tensiones. Fortalece el sistema nervioso. Con su color azul verdoso aporta calma, serenidad y nos ayuda a controlar la ansiedad y los miedos.

Es el talismán de los matrimonios felices. Se asocia a la felicidad. Es una piedra de toque, serena, relajante y purificadora. Luminosa y transparente. Es la piedra de los místicos y los poetas. Se utiliza para limpiar la garganta de todos los pensamientos negativos que no se pueden expresar y permanecen allí bloqueados.

La celestina: su nombre proviene del latín “caelestis” y significa celeste. Es muy eficaz en casos de timidez. Deben utilizarla los que se sienten utilizados por los demás. Hace que uno se sienta seguro de sí mismo. Aporta firmeza.

Piedras azul e índigo

El lapislázuli: los egipcios trazaban su característica raya de los ojos con polvo de lapislázuli. Es un gran Maestro de Luz que abre nuestra mente a niveles superiores de conciencia. Era muy utilizada para comunicarse con los dioses. Protege la tiroides, alivia inflamaciones e hinchazones. Refresca. Es la piedra de la comunicación. Es el símbolo de la Iluminación y del espíritu. Las mezquitas, las iglesias y los palacios estaban decoradas con ella.

La sodalita: es una piedra azul oscuro que todavía se encuentra en estado de evolución. Es muy buscada en joyería porque se talla fácilmente. Es sedante y tranquilizante. Se centra en el aquí y ahora. Piedra de profundo azul oscuro que nos proporciona profundidad y calma. Despierta el tercer ojo (el tercer ojo ve lo que los ojos físicos no están queriendo ver, es decir ve más allá de la visión) y permite la capacidad de analizar racionalmente las situaciones y llegar a conclusiones lógicas.

El zafiro: pertenece a la familia del corindón junto con el rubí. Es de color azul con matices cristalinos. Por su pureza se asemeja al diamante. Proporciona éxito, fama y prosperidad. Está relacionada con la garganta, centro de la pureza en el que las palabras y pensamientos deben quedar limpios. La garganta es la puerta de entrada de nuestra naturaleza espiritual, el pasaje abierto entre el corazón  y pensamiento, emoción y acción.

El topacio azul: es una bella gema, translúcida y brillante. Su rayo refresca, apacigua e inspira. Representa el azul del cielo de la eternidad, y emana claridad y pureza. Sus virtudes de limpieza y purificación son muy útiles para el cuidado de la garganta y para equilibrar el sistema nervioso.

Todos los artistas deberían poseer un topacio azul, ya que se cargarían con su fuerza magnética y se beneficiarían con su inspiración.

La turmalina azul o indicolita: en sus tonos más oscuros sirve para ser empleada en el tercer ojo. Su trabajo se realiza más en niveles sutiles que físicos. Bella y enigmática es una gema perfecta para aquellos que desean comunicarse, contactar con presencias angelicales.

El cuarzo azul: es un cristal comunicador, nos ayuda a expresar lo que normalmente nos cuesta decir. Es tranquilizante. En las cervicales distiende las contracturas ya que es un gran antiinflamatorio. Ayuda a desbloquear los centros energéticos.

La azurita: símbolo de la visión interior y de la sabiduría. Representa lo oculto, la intuición y la clarividencia. Sus vibraciones son muy elevadas y nos iluminan.

Médicos, sanadores y terapeutas tienen en ésta piedra una gran aliada. En meditación ayuda a desbloquear, trayéndonos a la superficie viejos esquemas mentales y haciéndolos visibles a nuestra conciencia para liberarnos de ellos. En esta disposición es de gran ayuda la malaquita, que absorberá todo lo negativo que la azurita hace aflorar. El rayo azul de la azurita es de los más limpios y poderosos.

Es muy beneficiosa para los estudiantes: fortifica la memoria y favorece la receptividad espiritual. Basta con ponerla en la mesa de trabajo.

La turmalina índigo y violeta: extraña y fuerte, esta gema reúne en su espectro de color dos aspectos esenciales para su trabajo. Por un lado un profundo color añil, rayo directo hacia la intuición, y por otro, una banda de color dorado muy sutil con el que trabaja el séptimo chakra. Imprescindible para todos aquellos que intentan trabajar a través de la intuición.

Piedras violetas:

La amatista: es la Madre de todas la Piedras, el símbolo de la transmutación. Su nombre proviene del griego “amethystos” que significa “usado contra la embriaguez”. Sus colores oscilan entre el lila y el morado, su brillo es vítreo, graso. Es un cuarzo transparente con óxido de manganeso que le da el color violeta. Es la representación física del Rayo Violeta. Lleva claridad a la mente. Muy indicada en la meditación, y equilibra las alteraciones del sueño.La amatista nos ayuda a aumentar nuestras capacidades psíquicas, como la videncia y la telepatía. Es un cristal ideal para entender los procesos de cambio y evolución. Ayuda a conciliar el sueño y a recordarlo. Se utiliza contra la neuralgia. Colocada sobre el Tercer Ojo ayuda a desarrollar la intuición. Es ideal para armonizar el hogar y el lugar de trabajo. Es la Piedra de los Brujos y Magos.

La densidad elevada de sus vibraciones alivia cualquier tipo de dolor, no sólo corporal sino también moral, la melancolía y el sufrimiento de orden psíquico.

La fluorita: es una piedra joven que aún debe evolucionar, antes de adquirir su pleno poderío. Sus cristales cúbicos se presentan en una infinita variedad de matices que van desde el lavanda al púrpura azul oscuro. Hay también fluoritas de matices verdes muy variados. Sus propiedades curativas son semejantes a las de las amatistas. Puede utilizarse en el tratamiento de enfermedades mentales. Favorece la concentración y es ideal para  los estudiantes (llevarla consigo el día del examen)

Piedras bicolor:

La turmalina sandía: se llama así cuando se presentan combinadas las Turmalinas verde y rosada en una sola piedra, tiene una corteza verde con un corazón rosa. Representa el ying y el yang (dualidad femenino-masculino) de ahí su propiedad de poder equilibrar la polaridad, las energías dispersadas en el cuerpo. Ayuda a superar los sentimientos de culpa. Actúa sobre el corazón y el sistema nervioso. Su color verde nutre el corazón y su color rosa lo apacigua y armoniza. Rejuvenece y refresca el corazón dolorido por los golpes recibidos. Contribuye a construir un sentido del humor en las personas que se lo toman todo a la tremenda. Sana al corazón de las heridas de la infancia.

El ametrino: esta gema mezcla de amatista y citrino tiene las propiedades de ambas.

Piedras hialinas y blancas:

El cristal de roca o cuarzo hialino: el cuarzo cristalino es el padre de todos los cuarzos. Se lo conoce como cristal de roca, cuarzo cristalino, cuarzo hialino o cristal de cuarzo. Para los antiguos chamanes curaba todos los males del cuerpo, del alma, de la mente y del corazón. Este cuarzo es incoloro, de brillo vítreo, se encuentra en todo el mundo, en las montañas o en zonas de muchas precipitaciones.

Esta piedra puede canalizar la energía de la Luz Blanca que es la suma de los siete colores cósmicos y la puede distribuir en los cuerpo sutiles armonizándolos. Se utiliza para todo tipo de curaciones, programaciones y protección. Desbloquea y activa todos los chakras. Las drusas de cuarzo se utilizan para recargar otros cristales y para armonizar los lugares donde se encuentran.

Puesta sobre aparatos que emiten vibraciones (televisores, ordenadores…), el cristal las absorbe.

En cualquier ambiente donde esté presente, produce relajación y bienestar.

Adularia o piedra de la luna: es una de las piedras más antiguas con un significado espiritual muy grande. Gobernada por la Luna, simboliza el aspecto femenino de nuestra naturaleza, clama reacciones emocionales excesivas y violentas. Considerada como piedra Sagrada en la India, simboliza la fuerza  interior que ayuda a nuestra alma a progresar. Puede ser blanca o casi transparente y a veces tiene en su interior una luz azulada o matices color crema.

El ópalo: translúcido y misterioso,  el ópalo posee un espectro luminoso que va desde el blanco al negro. Todos los colores se reflejan en él.

Su fuego atravesado por resplandores de colores opalescentes puede ser utilizado para llegar al nivel espiritual más alto y acrecentar la visión interior. Los colores irisados del arco iris actúan de modo positivo sobre los chakras. La familia entera de los ópalos eleva el nivel de conciencia cósmica. Muy poroso, el ópalo es frágil y se quiebra con mucha facilidad. El ópalo opaco de resplandor blanco lechoso se utiliza para mitigar la emotividad. Nunca debe llevarse con otra piedra.

La perla: es una sucesión de capas calcáreas producidas por un tipo de ostra conocida como madreperla. Se la suele encontrar en agua salada, pero existen algunas variedades de agua dulce que producen perlas nacaradas. Su composición es carbonato cálcico y sustancias segregadas por el animal que al secarse se transforman en un compuesto de gran consistencia y bellísimos colores, que van desde el blanco al negro pasando por el gris, tonalidades de amarillo, rosa azulado y verdoso. Está indicada para los miedos y la angustia. La perla nos enseña a encontrar nuestra libertad interior rompiendo las cadenas de los hábitos. Es el símbolo de la iniciación, el sacrificio y el Amor Todopoderoso.

La perla blanca es la más utilizada. Es el símbolo de la lealtad y justicia. El resplandor de la  perla, depende de la temperatura del mar, mientras que su color se relaciona con su composición. 

Las propiedades curativas de las perlas son consecuencia del calcio, los minerales y las proteínas que  la constituyen. Deben usarse solas.

El diamante: su nombre deriva del griego “adamas” que significa “invencible”, porque es la más dura de las piedras preciosas. Cuando está tallado en brillante, descompone su luz en los siete colores del arco iris. Pueden ser transparentes y opacos. Hay que destacar su espléndido brillo. Sus colores recorren la gama desde el incoloro hasta el negro.

Piedras negras:

La turmalina negra: símbolo de lo misterioso, lo oculto y lo invisible. Es la más poderosa de las piedras negras por causa de su magnetismo y la fuerza con que transmite su energía. Sus estrías son un perfecto conducto para la canalización energética. Es una piedra protectora que absorbe la negatividad transmutándola en energía positiva. Es muy evolucionada. Se utiliza en casos de miedo y stress. Junto con el cuarzo cristal desbloquea todos los chakras y desvía la negatividad. Es el mejor escudo para protegernos.

El ónix negro: es una piedra poderosa. Maleable a veces y dura y quebradiza otras. El ónix negro es el amo supremo del ego. Nos hace sentar la cabeza y nos estabiliza. A pesar de ser porosa y permeable no guarda la energía. Es muy buscada por escultores para obras de arte y joyería.

La obsidiana: es una piedra que procede de las entrañas de los volcanes, por lo tanto es una gema de fuego. A pesar de su intenso color negro, la obsidiana brilla como el sol. Debe usarse con mucho respeto ya que induce a cambios muy profundos, haciendo visibles las partes más oscuras del Ser. Es una piedra ritual y mágica. Los indios americanos la utilizaban como símbolo del poder, el éxito y la riqueza. No debe ponerse en los dormitorios, porque quita el sueño.

La magnetita: su nombre proviene del griego “magneto” que significa “imán”. Por eso se la conoce también como piedra imán. Se utilizaba en las brújulas primitivas. Aleja la negatividad, da energía. Protege de los contagios de las enfermedades infecciosas y potencia la vitalidad. Es eficaz en los casos de depresión o decaimiento físico.

El cuarzo ahumado: su color humo gris o negro brillante es ideal para la sanación. Calma, relaja, seda, combate el miedo, la depresión la fatiga y el insomnio. No debe usarse con enfermos del corazón. Mantener bajo un chorro de agua clara y fría, hacerlo antes y después de cada uso, o la energía negativa acumulada anteriormente podría mezclarse con la nueva y crear un ambiente tenso y poco efectivo.

Cómo nos pueden proteger los cristales

Protección del hogar:

Para proteger el hogar, para que reine un clima de armonía, para desalojar las energías negativas o densas y para conservar las energías positivas, se recomienda colocar en la entrada de la casa una drusa de cuarzo. La turmalina negra absorbe y transmuta las energías negativas, y el cuarzo armoniza brindando paz y serenidad.

Se puede realizar un centro de mesa colocando cuarzos transparentes y turmalinas negras en un recipiente con agua, al que se le podrían agregar flores, plantas, etc. El agua siempre debe estar limpia.

En las habitaciones que están muy cargadas de vibraciones nocivas es ideal colocar una turmalina negra en cada esquina.

En el dormitorio de la pareja es beneficioso un cristal de cuarzo rosa que es considerada la piedra del amor incondicional.

Protecciones para el lugar del trabajo:

En el lugar donde trabajamos, se puede colocar una turmalina negra con un cuarzo transparente en un recipiente con agua, teniendo la precaución de cambiar el agua todos los días.

Un cristal ideal es el ojo de tigre considerada la gema del éxito, del brillo personal y de la prosperidad. Se coloca en el escritorio y además se puede llevar uno en la cartera o en un bolsillo.

En la caja o en el lugar donde se guarda el dinero, se ubican citrinos, piritas, ojo de tigre y jaspe rojo, para que no falte el dinero, ni el trabajo.

Protecciones personales:

La piedra protectora por excelencia es, de nuevo, la turmalina negra. Se puede llevar como colgante, anillo o pulsera. Pequeños trozos de turmalina negra deben guardarse en la cartera o billetera o en los bolsillos. Algunas combinaciones interesantes son:

  • Turmalina negra con cuarzo rosa: mientras la turmalina limpia el campo energético, el cuarzo rosa nos armoniza.
  • Turmalina negra con citrino: el citrino brinda claridad y sabiduría
  • Turmalina con aguamarina:  el aguamarina serena y ayuda a hablar en público.
  • Turmalina y cornalina: la cornalina ahuyenta los miedos.
  • Turmalina negra con granate: el granate proporciona valor y coraje para enfrentar los problemas que se presentan.

 Un ejemplo de un gran protector cristalino es una drusa de cuarzo con varitas de turmalina negra, también llamado cuarzo aturmalinado. Las varas de turmalina limpian y la drusa de cuarzo proporciona luz y armonía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s